Entrevista a Marisol de la Fuente: Gerente de Marketing de Oracle y Sommelier internacional.
25 marzo, 2020
Entrevista a Mariana Simon, fundadora de Athina Solutions.
22 abril, 2020

Marzo es un mes con una connotación especial. Siempre inspiradas por mujeres que nos enseñan, hicimos un pequeño homenaje. Sabemos que el camino que tenemos por delante está lleno de obstáculos, pero nada nos impide luchar por cumplir nuestros sueños. Está en evidencia que el mundo está cambiando, nos estamos reconstruyendo y el desafío en materia de igualdad de género es muy grande.


Las mujeres del mundo gritamos basta, estamos cada vez más conectadas y unidas. Seguimos luchando por nuestros derechos, alzando nuestra voz que cada vez es más poderosa. Es una responsabilidad muy grande que tenemos con las nuevas generaciones, nuestra herencia es nuestro pasado, presente y futuro. Y ese futuro es el motor que nos impulsa a continuar con la lucha por la igualdad, que podamos elegir ser lo que queremos sin el peso del mundo sobre nuestros hombros.

Hoy más que nunca Mujer Tic avanza en fortalecer la imagen y abrir más oportunidades a la mujer que trabaja en tecnología. Como objetivo de comunidad queremos inspirar a las mujeres desde diferentes experiencias personales, brindando nuevas herramientas para un accionar consciente y efectivo, potenciando sus fortalezas para que agreguen valor al mundo.

Las semillas ya están sembradas, en algunos lugares creciendo lentamente y en otros a mayor velocidad, la rueda está girando. Terminamos marzo con la historia de esta mujer, ejemplo de incansable lucha:

Cuando era una niña sus amigos la llamaban Marisa, su nombre verdadero representaba una amenaza para ella, entonces tuvo que inventar uno nuevo. En la época en la que vivió, Italia estaba gobernada por la dictadura de Mussolini, donde la prohibición estaba a la orden del día y la gente no podía expresar libremente su opinión. Esta joven creía en la libertad y decidió luchar uniéndose a un grupo de partisanos, para ayudar a derrocar al dictador. El grupo estaba conformado por jóvenes universitarios que se reunían en secreto después de clases para sacar su propio periódico. La policía de Mussolini estaba en todas partes, la distribución era muy difícil. Pero Marisa, valientemente condujo su bicicleta durante casi dos años para llevar periódicos y mensajes confidenciales. Finalmente el régimen colapsó y Marisa tenía una última misión. Con un pequeño grupo de partisanos, entró a las oficinas del periódico nacional italiano y oficialmente lo liberaron de la censura después de veinte años. Ahora sí podía revelar su verdadera identidad.

Inspiración de “Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes” de Elena Favilli y Francesca Cavallo.


“Más fuerte que el miedo, es el deseo de luchar por la libertad”. Claudia Ruggerini, partisana activista neuróloga italiana.




Del equipo de redacción de “Mujer TIC”