Entrevista a Marisol de la Fuente: Gerente de Marketing de Oracle y Sommelier internacional.

Entrevista a Cintia González Oviedo, Directora de Bridge the Gap.
16 marzo, 2020
Reflexiones: Mes de la Mujer.
2 abril, 2020

"Cada vez más las mujeres estamos preparadas para participar en diversos rubros, y creo que está buenísimo poder ampliar horizontes y ordenar prioridades para hacer todo lo que tengamos ganas de hacer."


MT: ¿Cómo te gustaría presentarte?
M: Hace 20 años me dedico al marketing y la comunicación en diversas industrias, soy docente y disertante. Además, hace 4 años que trabajo en la industria vitivinícola como sommelier y consultora en estrategias de comunicación.


MT: ¿Cómo fueron tus primeros pasos en la industria IT?
M: Comencé hace muchos años trabajando en agencias de comunicación, mis primeros clientes fuera de la industria IT. De ahí en adelante me especialicé en la industria porque además todo lo que tiene que ver con la innovación y las tendencias son un fuerte motivador en mi vida personal y profesional, he trabajado para empresas de software, de hardware e integradores.


MT: ¿Qué obstáculos o trabas encontraste?
M: En mi carrera como mujer lo más difícil siempre fue construir credibilidad en ámbitos dominados por hombres y, sobre todo, teniendo en cuenta que el MKT y la Comunicación muchas personas lo consideran “opinable”. Por lo cual, mis mayores desafíos siempre fueron posicionarme como consultora y referente dentro de cada organización, algo que siempre pude lograr con tiempo y mostrando resultados concretos.


MT: ¿Cómo fue la experiencia de transitar tu camino en una industria tradicionalmente masculina?
M: Mis mayores dificultades tuvieron que ver con generar credibilidad, con demostrar que podía hablar el mismo lenguaje y comprender los temas aunque fueran tecnológicos. En general, logré que me tomaran como un igual, pero siempre fue necesario un trabajo adicional para ser considerada una persona referente en mi actividad en el marco de una industria netamente masculina.


MT: ¿Encontraste similitudes en el mundo vitivinícola?
M: El mundo del vino también es una industria marcadamente masculina no solo por la actividad del campo, que es fundamental en el proceso, sino también porque históricamente los enólogos y sommeliers eran hombres. Actualmente hay muchas mujeres en ambas posiciones y se las respeta en su profesión. En mi caso como sommelier pude hacerme un lugar en la industria nuevamente a base de trabajar profesionalmente y seriamente, estar formada y actualizada de manera permanente. Ser sommelier implica realizar una carrera técnica de 3 años donde se adquieren conocimientos muy variados e incluso técnicos, pero sobre todo mucha atención sensorial para poder identificar y describir lo que se está degustando, creo que en ese punto las mujeres tenemos una gran ventaja.


MT: ¿Cómo surgió el deseo de ser sommelier?
M: Hace algunos años de viaje haciendo la ruta del vino descubrí que tenía mucha facilidad para detectar aromas, sabores y características del vino. Esto fue un viaje de ida, a partir de allí comencé a involucrarme con la industria del vino y decidí hacer la carrera de sommelier. Desde entonces trabajo activamente asesorando bodegas, capacitando, dando clases y siempre en contacto con los referentes de la industria.


MT: ¿Cómo te gustaría que cerremos la nota?
M: Creo que una buena reflexión sería que cada vez más las mujeres estamos preparadas para participar en diversos rubros y que, desde lo personal, está buenísimo poder ampliar horizontes y ordenar prioridades para hacer todo lo que tengamos ganas de hacer. Abrir la cabeza a la creatividad y a los sentidos porque de todo lo que uno hace se aprende y una se enriquece para que poder ofrecer más en todos los ámbitos.



Del equipo de redacción de “Mujer TIC”