El rol de la mujer en el ámbito laboral y la maternidad
6 marzo, 2020

Todos tenemos un círculo con contactos que nos influencian o al cual influenciamos. Puede ser desde el grupo de amigos, de nuestros compañeros de trabajo, del grupo del gym o simplemente nuestra familia. A veces solo te conectas como líder, estás activo a diario siendo protagonista, o sólo miras qué está pasando sin opinar.
Están aquellos que usan estos grupos para quejarse, otros para estimular y arengar, y quienes con creatividad unen al grupo armando acciones, fuera de éste, como unirlos en un simple asado, salidas grupales con el único fin de divertirse. Ahora llevemos esto al ámbito corporativo:

“La Calidad de tus Relaciones determinaran el nivel de tus resultados. Recuerda este gran proverbio africano: ¨si quieres ir rápido camina solo, si quieres llegar lejos, camina en grupo¨ - de vos depende.

Entonces nos preguntamos: ¿Cuan bien conectados estamos?
Seis grados de separación Muchas personas tratan de realizar todo bajo su propia responsabilidad y creatividad. Así mismo se sienten incómodos utilizando sus conexiones, o no saben mucho de ellos y es por eso que no piden apoyo ni ayuda.
¡GRAN ERROR!
¡Volvamos a leer el sabio proverbio!
¿Conocías la teoría de los seis grados de separación? Es una teoría que intenta probar que cualquier persona podría conectarse con cualquier otra del planeta a través de una cadena de conocidos que solo tienen 5 intermediarios. Algo que se ve representado en la famosa frase “el mundo es un pañuelo”. Esta iniciativa tuvo sus inicios en 1930 por Frigyes Karinthy en su libro llamado Cadenas, en donde manifiesta que solo un número pequeño de enlaces en tu cadena son necesarios para que el conjunto de conocidos se convierta en la población humana entera.
También se reconoció en el libro del sociólogo Duncan Watts, llamado Six Dregrees, The Science of a Connected Age¨. Por supuesto que gracias a la evolución de internet muchas limitantes se han superado y hoy podemos crear de manera exponencial nuevas redes sociales a nivel mundial.
Mi experiencia por más de 20 años en el área corporativa es que cuando quise llegar a conectar a una persona en particular, siempre he tenido un amigo o compañero de trabajo, que conocía a un compañero que a su vez pertenecía a un grupo particular donde podría pasarme su teléfono, WhatsApp o email de esta persona a la cual deseaba contactar.
Sigamos construyendo relaciones y círculos de influencias que no solo te ayuden a seguir creciendo a nivel profesional y personal, sino que estén dispuestos a pedir tu apoyo cuando ellos lo requieran.


Carina Strobietto